sábado, 28 de marzo de 2015

Radiación dispersa en pruebas de servicio de radiodiagnóstico




La radiación dispersa o secundaria es la que se produce una vez que el haz primario de rayos x interactúa con el paciente esta hace un efecto rebote en el cuerpo y sale disparada en muchas direcciones al azar.



Este tipo de radiación es la que recibiríamos si estuviésemos dentro de la sala donde se produce la exposición (medico radiologo, TER/TSID, enfermera, acompañantes)
En lo que se refiere a la radiología intervencionista para reducir la dosis de radiación deben de tenerse en cuenta tres factores cuando estemos dentro de la sala de intervención:
  •  Tiempo: la dosis es proporcional al tiempo
  • Distancia: la dosis disminuye proporcionalmente con el cuadrado de la distancia
  •  Blindaje: el haz es atenuado exponencialmente con el espesor interpuesto entre la fuente y el receptor.

En cuanto a la radiología convencional para evitar que toda esa radiación dispersa llegue a la placa disponemos en los aparatos de rayos x modernos de unos elementos que están colocados en el soporte radiográfico (Potter-Bucky) que se llama parrilla antidifusora.

Esta parrilla está compuesta por unas láminas de plomo con un espacio libre entre ellas que cuando se realiza el disparo estas  emiten una pequeña vibración y al atravesar la radiación primaria al cuerpo y producirse la radiación dispersa estas láminas se encargan de absorberla y por consiguiente esto nos genera que la calidad diagnóstica de la radiografía sea mayor, esto lo podremos comparar cuando hagamos una radiografía sin soporte radiográfico o Potter-Bucky como suele llamarse.



El incremento de este tipo de radiación está dado por varios factores, el aumento de los KvP, un tamaño mayor del campo a irradiar (colimación)  y por el grosor del paciente. Pero podemos adoptar como medida para la reducción de la radiación dispersa o secundaria limitar el haz de radiación primario ya que con este simple paso reducimos considerablemente la cantidad de radiación que sale por el tubo de rayos x y por consiguiente generariamos menor cantidad de radiación dispersa.

Lo ideal sería trabajar siempre que sea posible con parrilla antidifusora ya que evitaremos que gran cantidad de radiación dispersa o secundaria llegue a la placa, también limitar el  tamaño del haz nos aseguraría que salga por el tubo de rayos x menor cantidad de radiación.

fuentes: