martes, 17 de marzo de 2015

Logran mejorar la detección del daño por infarto con resonancia magnética




Científicos del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) han desarrollado una nueva técnica de resonancia magnética más eficaz para detectar el daño sufrido por el corazón tras un infarto y de forma más rápida.
 
El nuevo procedimiento, que consiste en cambiar el código de programación de la resonancia, permitiría extender a la práctica clínica unos estudios "hasta ahora relegados a la investigación, por la tradicional dificultad en la implementación logística e interpretación de sus resultados", ha señalado el CNIC en una nota.

La técnica permite localizar de forma más rápida el aumento del contenido de agua (edema) en el músculo cardíaco, algo que hasta ahora se podía hacer, pero requería de mucho tiempo para la realización del estudio y posterior interpretación de los resultados.
El procedimiento, denominado Fast T2-GRASE, se ha validado en un estudio realizado en modelo preclínico.

En el análisis del corazón mediante resonancia magnética se incluyen técnicas de imagen que intentan detectar un aumento del contenido de agua (edema) en el músculo cardíaco, consecuencia por ejemplo de un infarto o una infección.
Sin embargo, hasta ahora estos métodos "carecían de la precisión adecuada y poseían una gran carga subjetiva en su interpretación", según Rodrigo Fernández-Jiménez, uno de los responsables del trabajo.

La resonancia magnética es una técnica muy útil porque aporta una gran cantidad de valiosa información sin utilizar radiación como hacen otras técnicas de imagen aplicadas a pacientes.
Valentín Fuster, director del CNIC y también implicado en este trabajo, ha señalado sin embargo que una de las grandes dificultades que presenta el estudio con resonancia magnética del corazón respecto a otros órganos es que éste está en continuo movimiento, "lo cual hace necesario la implementación de algoritmos especiales para la correcta visualización del mismo".

El desarrollo del nuevo sistema ha sido posible gracias a un equipo multidisciplinar que ha incluido cardiólogos, veterinarios, biólogos y físicos, ha indicado Borja Ibáñez, director del grupo investigador.

Esta nueva técnica ha sido presentada hoy en el Congreso Anual del Colegio Americano de Cardiología que se celebra estos días en San Diego (California, EEUU), donde ha sido distinguido, según el CNIC, como el estudio español mejor valorado.